ESTRUCTURA Y ORGANIZACIÓN DE LA FEUU *

Entendemos necesaria la activación del mecanismo de plebiscito para la reforma de los estatutos de la FEUU.

Nuestra propuesta de reforma es para que la elección de la Mesa Ejecutiva de la FEUU pase a elegirse en forma directa por los estudiantes universitarios, como actualmente se realiza con el Consejo Federal y la Convención.

El objetivo de esta Reforma de Estatutos es que la Convención de la FEUU pueda cumplir cabalmente con su principal cometido, que es la elaboración programática y estratégica, profundizando la democracia interna de Nuestro Gremio: la FEUU.

El actual estatuto de la FEUU (1995) fue la síntesis de una larga discusión (1992-1994) para superar una grave crisis (1989-1992) que llegó incluso a poner en cuestión la existencia de la misma.

Entre 1992 (“la FEUU después de la FEUU”) y 1995 las convenciones y encuentros de estudiantes universitarios eran Consejos Federales ampliados o con delegaciones multiplicadas por un numero establecido centralmente para asegurar la “igualdad” de los federados. A su vez, la elección del Consejo Federal no tenía un criterio unificado “respetándose” la total autonomía de los Centros y Asociaciones de Estudiantes, incluso, en algunos Centros se confundía la función de Consejero de Facultad con la de Consejero Federal.

Hoy la situación dista mucho de aquella, ya que nuestra Federación se encuentra consolidada como la única organización gremial de los estudiantes universitarios, conteniendo ampliamente su diversidad política.

Cuando los representantes de los cuatro Centros, que redactaron la propuesta que luego se convirtió en el estatuto, establecieron el organismo de la Mesa Ejecutiva, lo hicieron con la intención de consolidar organizativamente a la Federación, con un organismo central que condujera el trabajo de las comisiones centrales, de acuerdo con los lineamientos establecidos por esta Máxima Instancia Resolutiva que seria la Convención de la FEUU, electa directamente por los estudiantes.

Fue una buena idea y durante mucho tiempo funciono bien.

Circunstancias políticas que poco tienen que ver con la dinámica interna de la Federación, determinaron que muchos compañeros comenzaran a visualizar a la Convención como un mero Colegio Elector de las responsabilidades centrales de la Federación, sin funciones políticas de conducción. ¿Demasiada gente?

Lamentablemente debemos admitir que muchos compañeros militantes de la Federación tienen una actitud sectaria con la gran más a de los estudiantes universitarios, asumiéndose a sí mismos como una Aristocracia caritativa que le resuelve los problemas a los “no militantes”.
Esta percepción de la militancia universitaria justifica, políticamente esta forma de elección indirecta de unas secretarias centrales que cada vez implican más responsabilidad para quienes las ocupan.

Por otra parte, en ninguna parte del estatuto de la FEUU[1], se le quita la potestad de elección de los compañeros representantes del Orden Estudiantil en el CDC a los integrantes de la AGC representantes electos por la FEUU. En ninguna parte del estatuto. Pero la “costumbre” ha establecido que el “colegio elector” los elige.

Nada obliga a la Convención a elegir a los representantes estudiantiles en las comisiones centrales de la UdelaR excepto la costumbre, o quizás el error de pensar que la responsabilidad Superior de una instancia Superior como es la Convención, es votar muchos nombres (!)

Lo más razonable sería que los representantes que tienen que trasladar los mandatos del Consejo Federal a las Comisiones Centrales sean solo delegados electos por el mismo, y hay mecanismos para hacerlo ya que esos representantes son revocables en el momento que la representación del Orden Estudiantil (sujeta al mandato del Consejo Federal) así lo disponga.

Toda esta situación, se trona en extremo incoherente con los objetivos organizadores del estatuto del 95, cuando el Consejo Federal de la FEUU (un organismo paritario de representación federal: “un centro un voto”) se auto-atribuye la potestad de elegir miembros de la Mesa Ejecutiva que a su ves son responsables de Comisiones Centrales.

La realidad es que la Convención ni delibera ni resuelve sobre política estratégica de la FEUU y solo cumple “funciones” de Colegio Elector. ¡Por eso proponemos que no elija más nada! para que vuelva a su rol de dirección política-estratégica del movimiento estudiantil.

Que voten los estudiantes, que los militantes y las corrientes políticas en el ceno de la federación expongan sus ideas con total franqueza, pero hay que ir más allá de la elección de la Mesa Ejecutiva: Que el Consejo Federal convoque plebiscitos para dirimir debates trascendentes.

Esto es garantía para que aumente la participación, no hay mayor estimulo para la misma que la posibilidad de incidir en los debates trascendentes del gremio: la experiencia del CEHCE así lo demuestra.

El llanto aristocrático de quienes hablan de la apatía de la masa es el principal responsable de la misma. Tras ese llanto se esconde la nefasta idea: “la gente no esta preparada para decidir” ¡siempre mentira! Quien nunca esta “preparado” para dejar decidir a la gente es el Aristócrata.

Compañeros Convencionales: permítanle a esta humilde Agrupación de la Facultad de Humanidades poner a consideración de los estudiantes universitarios si quieren que la conducción de la FEUU la elijan ustedes o ellos.

…quizás todos intuyamos la respuesta.

Entendemos como estatuto vigente de la Federación a la propuesta avalada por el Plebiscito de 1995, que establece al mencionado mecanismo de votación, como la única forma de modificar dicho Reglamento.

*Documento presentado ante la XIII Convención de la FEUU (abril de 2008)