Nuestro Programa – Elecciones Gremiales 2014

cropped-logo2.gif

NUESTRO PROGRAMA

Hacia las Elecciones Gremiales del 14, 15 y 16 de octubre de 2014

 

¿Qué se vota? Los delegados al Consejo Federal de la FEUU y el Plebiscito Estudiantil sobre la caducidad de los cursos.
¿Quién vota? En estas elecciones gremiales votan los estudiantes de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación.
¿Cómo se vota? Se vota con documento para la comprobación de la identidad, sea éste público o privado.
¿Cómo es el Plebiscito?
En este plebiscito los estudiantes definiremos nuestra postura con respecto al planteo realizado por algunos docentes y egresados de cambiar el reglamento de cursos para limitar a dos o tres años la validez de los mismos Es decir, que si ganáramos un curso y no diéramos el Examen o presentáramos el Informe en dicho plazo, perderíamos el curso y deberíamos recursarlo.
Nuestra Agrupación rechaza la propuesta presentada y promueve la papeleta por el No en el plebiscito, porque creemos que es una medida antiestudiantil que expulsa compañeros de Facultad y porque no han presentado ningún fundamento pedagógico para ponerle caducidad a los cursos.

 

En estas Elecciones Gremiales, se eligen los delegados del CEHCE al Consejo Federal de la FEUU, que es el órgano cotidiano de conducción de la Federación, integrado por más de veinte centros de estudiantes. Cada Agrupación realiza propuestas que impulsará, pero para concretarlas, es necesaria una política de Unidad con otros centros de estudiantes que puedan compartirlas, tarea que sólo la 21 de junio ha demostrado.
Por ello estamos en condiciones de presentar el siguiente programa:

 

PRINCIPIOS FUNDAMENTALES

Defensa de nuestra Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación

El proyecto neoliberal para las disciplinas que hoy integran la Facultad de Humanidades es de postgrados pagos para los egresados de un sistema unificado de formación docente que no integra ni necesita de nuestra institución en el nivel de los cursos de grado, por eso quieren eliminar la Opción Docencia de todas nuestras licenciaturas. Este proyecto se basa en los aspectos ideológicos más regresivos y utilitarios del neoliberalismo, uno de ellos es el llamado “discurso productivista” sobre la educación: “Educación al Servicio de la Producción”.
Para esta concepción educativa: “Pensamiento Crítico”, “Vigilancia Epistemológica”, “Reflexión Filosófica”, “investigacion Histórica”, “Análisis Crítico de las Instituciones y Corrientes Pedagógicas”, “Análisis de los fenómenos culturales”, “Análisis del discurso”, “ investigacion y Creación Literaria” y muchas otras funciones son “lujos intelectuales”, o en todo caso, temas de Post-Grados, en los que una “Universidad Productiva” no debería invertir como actualmente lo hace en los estudios de grado.
Preguntan con falsa ingenuidad: ¿Para qué sirven las Humanidades? Los señores necesitan sirvientes y los mecenas, intelectuales obsecuentes.
Según el cálculo realizado -de acuerdo con los parámetros cuantitativos de los análisis encomendados por los señores y realizados por sus obsecuentes sirvientes- la “inversión” presupuestal realizada en nuestra Facultad no está arrojando los resultados esperados; no hay suficientes obsecuentes.
En varias Licenciaturas la “Producción de Egresados” no guarda razonable relación con el número de alumnos y además quienes egresan no desempeñan “el rol social” que los señores requieren, tanto así que los tienen que importar.
Según concluyeron los obsecuentes funcionarios del Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo, Espacio Europeo de Educación Superior, etc., este tipo de instituciones -como la nuestra- son económicamente deficitarias y políticamente inconvenientes.
Lamentablemente, en nuestra Universidad y en nuestra Facultad no faltan aspirantes a obsecuentes profesionales que se han trazado un claro objetivo: Liquidar la Facultad de Humanidades.

Ya liquidaron el Semestre Básico, la Tecnicatura en Museología, la Opción Docencia y ahora van por la eliminación de un tercio de las horas de clases sustituyéndolas por modalidades no presenciales a través de Internet, van por la eliminación de la Unidad Polifuncional de Problemas Universitarios (UPPU), del Centro de Estudios Gallegos (Cegal) y del Departamento de Filología Clásica.

Esta política de ajuste, entrega y liquidación NO ES GRATIS, es el precio que Álvaro Rico le hizo pagar a Nuestra Facultad para ser el candidato a Rector continuista de Arocena en el período 2014-2018. Ahí estuvo Nuestro Agrupación, encabezando la resistencia, para evitar que la obsecuencia cobrara sus réditos.

Nuestra convocatoria a la militancia no es ingenua ni idealista, conocemos y luchamos a diario contra los problemas que aquí también exponemos, nadie nos prometió ningún carguito para estar donde estamos, nuestra convicción se basa en los Principios expresados en el Manifiesto de Córdoba y en las propuestas de NUESTRO PROGRAMA.

El derecho de los trabajadores a estudiar Humanidades, la Autonomía, el Cogobierno, la Gratuidad de la enseñanza universitaria consagradas en la Ley Orgánica de 1958, conquistada con la lucha unitaria de OBREROS Y ESTUDIANTES, esta Facultad fundada por Carlos Vaz Ferreira, transformada por Blanca Paris, Mario Otero y defendida por los mártires caídos en la lucha contra la dictadura fascista, valen mucho más que cualquier promesa individual.

Por el libre acceso y la gratuidad de la enseñanza universitaria

Somos contrarios a cualquier propuesta que promueva el examen de ingreso, los cupos y el cobro de matrícula. Estas prácticas atacan particularmente el principio de gratuidad de la enseñanza, limitando el ingreso a la Universidad. El examen de ingreso pone de manifiesto desigualdades en la formación de los estudiantes que realizaron sus estudios en los sistemas de educación público y privado.
Por su parte, el cobro de la matrícula en los postgrados atenta contra la utilidad social de la enseñanza superior y profundiza la elitización social de la misma. Si el discurso de quienes promueven el cobro de matrícula tuviera un mínimo de sinceridad, promoverían un sistema general impositivo que fuera a fondo en el objetivo de hacer justicia social; este objetivo no tiene absolutamente nada que ver con cobrarle por su origen social a quienes eligen estudiar en nuestra Universidad Estatal, sino con cobrarle impuestos progresivos al gran capital.
Asimismo, rechazamos la imposición de cupos como “solución” para limitar el ingreso de estudiantes de Medicina, a quienes se les obliga a cursar fuera de su Facultad en nombre de la “flexibilidad curricular”, sin más orientación que el título de las asignaturas. Esto ha generado que estos estudiantes se inscriban a cursar “lo que puedan inscribirse” antes de que se “terminen los cupos”.

Defensa del nivel académico

No sólo los exámenes de ingreso, los cupos y el cobro de matrícula son limitacionistas, también lo es toda modificación de los planes de estudio que tienda a aumentar la brecha entre la exigencia académica al estudiante y la oferta material de la enseñanza, limitando y orientando así, el egreso en función de la demanda del mercado. También lo es todo intento de pauperización de los contenidos en los estudios a nivel de grado (licenciatura), desplazándolos a las ofertas de postgrados (maestrías y doctorados).
Esto ocasionará que, para obtener el nivel de conocimiento que hoy se obtiene en una formación de grado, se deberá pagar en los estudios de postgrados.
No en los papeles, pero sí en los hechos, también es una rebaja en la formación en investigación la propuesta que presentan algunos docentes y egresados de que los cursos caduquen en dos años, y luego para dar el examen o entregar el informe o monografía haya que recursar. Esto promueve que si un estudiante que trabaja debe elegir entre aprobar el curso por parciales o hacerlo por informe de investigación, tenga la incertidumbre que si elige este último que lo pueda aprobar dentro del plazo o si tenga que recursar, lo que con los pésimos horarios de Facultad puede extenderse uno o dos años más. Irónicamente, quienes promueven esta limitación, dicen hacerlo para “favorecer el egreso”.

Autonomía Universitaria

Defendemos consecuentemente, además de la autonomía universitaria garantizada en su Ley Orgánica, los derechos que los Artículos 2 y 3 que dicha Ley le otorgan, para pronunciarse a favor del pueblo en todos los acontecimientos relevantes de la vida nacional. En este sentido, sostenemos firmemente que el movimiento estudiantil debe permanecer fiel a sus principios históricos, interesándose en los problemas nacionales y opinando sobre ellos para promover el posicionamiento universitario.
La 21 de junio se opone radicalmente al discurso derechista posmoderno que pretende separar la política de los problemas académicos. Este planteo de “asepsia” académica esconde en la práctica, el rancio apoliticismo conservador de la derecha.

Libertad de tendencias y agrupaciones

La Agrupación de Estudiantes 21 de junio fue la que juntó las firmas para que en el año 2006 se plebiscitara el actual Estatuto del Centro de Estudiantes de Humanidades y Ciencias de la Educación (CEHCE) que garantiza la Libertad Gremial y de Tendencias para que todas las corrientes de opinión que existen en el gremio puedan expresarse.
Hemos trabajado con seriedad, desde su creación, por construir un Centro de Estudiantes Unido y Organizado en base a propuestas y un marco de discusión racional donde todos los estudiantes tengamos posibilidades de participar con libertad de tendencias dentro de principios claramente establecidos.
Las agrupaciones estudiantiles existieron en toda la Universidad de la República tanto antes, como después de la dictadura fascista; porque las tendencias existían tal como existen hoy, y se expresaban públicamente, no escondiéndose de los estudiantes en un plenario de poquitos. El reflujo de la movilización que ocurrió durante la década de 1990, que puso a la FEUU al filo de desaparecer, dejó a muchas Facultades debilitadas y a muchos Centros de Estudiantes, con algunas excepciones, casi desiertos, por lo que éstos funcionaron (y muchos siguen así) con formas de organización más simples, para “los que estaban”.
Esa era la situación en nuestro Centro de Estudiantes previo a la aprobación del actual Estatuto, donde la Asamblea General no tenía quórum, y resolvían “los que estaban” en nombre de todos los estudiantes; donde las corrientes gremiales no tenían una expresión pública, pero no por ello dejaban de existir.
En esa situación siguen varios Centros de Estudiantes; sin embargo, la aprobación del nuevo Estatuto de la FEUU en 2012, promovido entre otros por nuestra Agrupación, ha permitido que muchas corrientes que no podían expresarse abiertamente puedan hacerlo, surgiendo en diversas facultades grupos que presentan ante los propios estudiantes las propuestas que llevarán adelante, saliendo del marasmo de los gremios-grupos de amigos.

Independencia financiera gremial

Nuestra Agrupación promueve tanto hacia la interna del CEHCE como hacia la FEUU una política de independencia gremial tanto en el plano político como en el financiero.
En 2010 denunciamos firmemente la corrupción de la mayoría política del Consejo de Facultad de Humanidades al avalar la financiación de un “campamento” contra el Centro de Estudiantes de Humanidades, organizado por un grupo de amarillos, que recibía de la Universidad $55000. Este “campamento” fue un fiasco al que asistieron 15 personas. ¿Habrán comido caviar o con ese dinero se financiaban sus campañas?
En la FEUU, hemos promovido constantemente una política GREMIAL de finanzas, que permita la autoconstrucción de la Federación con fondos propios, aportes de los Centros de Estudiantes y generación de recursos a través de actividades. Es escandaloso la forma cómo se ha apelado en los últimos diez años la línea 8 del presupuesto de la Universidad de la República, llamada “de Respaldo al Cogobierno”, para financiar actividades gremiales nacionales e internacionales, y más lo es que la FEUU para tener una sede ocupe un local de la Universidad, cuando todos estos recursos podrían estar al servicio de las necesidades más acuciantes de la enseñanza: duplicación de cursos en algunas Facultades, eliminación de los cupos en otras.
El desarrollo por parte de la 21 de junio de esta crítica al financiamiento estatal de las actividades gremiales en la FEUU, otrora en solitario, ha tenido su impacto en otras corrientes y ha logrado ampliar el marco de apoyo a la misma.

Caracterización de la realidad universitaria

La “reforma” universitaria impulsada por el ex rector Rafael Guarga y continuada y profundizada por el ex rector Rodrigo Arocena (2006-2014), se basa en los preceptos fundamentales del proyecto educativo neoliberal y es continuidad de la reforma de Rama de 1996. En los lugares del mundo donde el proceso está más avanzado se pueden ver los resultados: cobro o incremento del costo de las matrículas universitarias, tanto de grado, post-grado o maestrías; descalificación de los títulos, acreditación de las carreras, prácticas profesionales obligatorias en empresas privadas como forma de llegar a la cantidad de créditos, desfinanciación de la Universidad Pública. Se introduce además la evaluación de las carreras a través de organismos externos a la Universidad (en nuestro país se prevé la INAEET), lo que es una violación a la Autonomía Universitaria.
En el marco del ahogo presupuestal, la coexistencia de tres universidades estatales sitúa a la UdelaR “en competencia” por los fondos del Estado y por el respaldo de las empresas, que exigirán modificar los programas de estudio, los contenidos, la investigación y la extensión en función de sus intereses, proceso que podemos ver en países vecinos (de forma paradigmática en Chile).
En esta situación de ataque a las conquistas históricas del movimiento popular y de nuestra Universidad, es necesario resistir este embate en la FEUU para impedir que la misma legitime esta “reforma” neoliberal como una “conquista” de los estudiantes, como ya quisieron hacer quienes respaldaron la elección de Rodrigo Arocena y pretendían continuar con la candidatura de Álvaro Rico para el rectorado.
El Plan de Desmantelamiento de Nuestra Facultad que han llevado adelante José Seoane y Álvaro Rico es el ensayo para lo que podría haber sido su rectorado; por eso fue importante el rol que Nuestro Gremio jugó en la FEUU en defensa de la Universidad, en el desenmascaramiento de su slogan de “Universidad para todos” cuando en Nuestra Facultad, quien trabaja no puede estudiar, y en la denuncia de una de las peores administraciones que ha tenido Humanidades.
Nos oponemos a la Ordenanza de Grado que fue aprobada el año pasado, porque establece un plazo compulsivo de dos años para creditizar todos los planes de estudio, estableciendo un recorte de un 20% de los contenidos específicos de los estudios de grado para sustituirlos por una supuesta “libertad de elección” donde VALE TODO, donde se puede “rellenar” con cualquier crédito obtenido en la Universidad.
Detrás de esta concepción, que linda con el ridículo en aras de “darle mayor libertad al estudiante” y una mayor flexibilidad en “la carrera”, se esconde la rebaja de la calidad académica de los estudios de grado (licenciatura). Con esta rebaja se genera la “necesidad y el mercado” P O $ T G R A D O S (para tener la misma formación que los que egresen sin el sistema de créditos). Aclaremos que los postgrados por iniciativa del ex Rector Rafael Guarga, son pagos desde la década del 90.
Lamentablemente en Nuestra Facultad, el funcionamiento del Claustro, órgano que discute planes de estudio, ha sido empañado por los plazos y disposiciones establecidos en la Ordenanza de Estudios Grado establecida por el Consejo Directivo Central, avasallando la necesaria autonomía en su especificidad académica que cada Facultad debe tener al tratar sus disciplinas, como en la discusión sobre sus Planes de Estudio.
Los llamados “Planes 2014″ han sido impuestos violando la autonomía de Nuestra Facultad sobre sus disciplinas, con porcentajes rígidos para establecer la proporción de las asignaturas optativas en cada tramo de nuestras licenciaturas sin tener para nada en cuenta las necesidades didácticas de sus contenidos.
Los plazos fueron permanentemente usados como chantaje de las mayorías conformadas por los unicatos de docentes y egresados de entonces contra el Centro de Estudiantes, para aprobar planes que se adaptaban al pie de la letra a la Ordenanza, como en ninguna otra Facultad. La orden fue clara: ser más realistas que el rey. De esta manera, el Decano quedaba bien parado frente a la conducción de la Universidad para ser su candidato a sucesor.
Estos “Planes 2014” fueron aprobados ya comenzado el año lectivo, mientras que otros no han sido aprobados aún, pero la situación general de irregularidad en la Universidad ha perjudicado en particular a los estudiantes de nuestra Facultad. La mayoría de los compañeros que ingresaron en 2014 lo hicieron con los Planes de Estudios vigentes desde 1991, pero sin la posibilidad de cursar las materias correspondientes a su Plan ya que el Consejo de Facultad resolvió “suspender” el dictado de los cursos correspondientes al “Semestre Básico Común” a saber: Introducción a la Universidad, Introducción a la Epistemología y Metodología y Técnicas del Trabajo Intelectual; doce cursos distribuidos en tres turnos que le permitían asistir a muchos estudiantes que por motivos laborales no pueden asistir a los cursos de las asignaturas que tienen un solo horario.
Esta maniobra administrativa se realiza con la intención de que los compañeros de la Generación 2014 (y de las anteriores que deban asignaturas que ya no se dictan como las del Básico) se vean forzados a cambiarse de plan de estudios, porque se vieron impedidos de cursar asignaturas. Pero de acuerdo al artículo 22 de la Ley Orgánica de la Universidad de la República: “La modificación de planes de estudios se aplicará a los estudiantes que ingresen a la Universidad con posterioridad a su aprobación, sin perjuicio del derecho de opción que tendrán los regidos por planes anteriores.”
Nuestro Gremio va a defender los derechos adquiridos de los estudiantes. La elección de cambiarse o no de Plan de Estudio es siempre individual. Por estos motivos, desde el Cogobierno y las Asambleas de Licenciatura promovemos las gestiones para que ningún estudiante se vea forzado al cambio compulsivo de plan.
En cuanto a la organización de la enseñanza nacional, reivindicamos las resoluciones del Congreso “Maestro Julio Castro”, por lo que rechazamos la Ley de Educación que no avanza ni en la Autonomía ni en el Cogobierno de la misma.
Es necesario defender la Formación Docente en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación y el fortalecimiento del Plantel docente del Departamento de Estudios en Docencia (ex-UNOD) para extender la oferta académica de sus cursos de grado a Toda la Universidad, pero no como “unidades curriculares electivas” sin ninguna coherencia, para “rellenar los créditos que falten”.
Es necesaria una certificación en bloque de las asignaturas que conformaban la Opción Docencia, con su denominación actual, que puedan ser tomadas en cuenta por los tribunales al momento de concursar por un cargo docente.
Hoy, del mismo modo en que el doctorado se hace cada vez un requisito más indispensable, también debería serlo la formación docente en los concursos de la Universidad de la República.
La calidad de la enseñanza impartida solamente podrá recuperar la calidad perdida en el marco de la masividad, si la institución pone un fuerte énfasis en la Formación Docente Universitaria durante los cursos de grado.
Hace más de veinte años que en Nuestra Facultad la Opción Docencia integra las funciones universitarias establecidas en su Ley Orgánica de 1958: enseñanza, investigación y extensión. Sólo en la verdadera integración de estas funciones surge la calidad que la Universidad de la República supo cultivar a lo largo de su historia.
Hoy esta integración de funciones se ha convertido en una consigna sin contenido, a tal punto que mientras se hace una demagogia ridícula con la palabra “extensión” se pretende eliminar al sector pionero de Nuestra Facultad en proyectos y realizaciones en el marco de la Extensión Universitaria.
Con los Planes “Rico” la Formación Docente Universitaria queda privatizada bajo el Monopolio de la Universidad de Montevideo -gerenciada por el Opus Dei- hasta tanto no se termine de aprobar la mentada Ley de creación de la Universidad de Educación (la UNED, sin la Autonomía y el Cogobierno que el movimiento popular reclama), o, como fue planteado el año pasado, la Universidad de la República invente administrativamente una Facultad de Educación separada de las Humanidades, para lo que no hay ni siquiera presupuesto.
Estamos absolutamente en contra de cualquiera de estas tres perspectivas generadas por Álvaro Rico: sea el de la Fragmentación de la Universidad Pública; el de la Fragmentación de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación; o la de mantener la privatización monopólica del Opus Dei.
Reivindicamos firmemente el espacio de las Humanidades, tanto para la Formación Docente Universitaria como para la Investigación Científica en Educación.

Propuestas hacia la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay

  • La FEUU debe unificar las reivindicaciones estudiantiles de todos los Centros y Asociaciones para salir a la calle a pelear por ellos. No solamente en Humanidades tenemos problemas de horarios para cursar, también otras facultades tienen problemáticas de acceso a la enseñanza: falta de turnos, cupos, cursos a los que hay que llegar una hora antes para poder entrar al salón, materiales de estudio a precios inaccesibles.
  • La Federación en distintas instancias ha resuelto declaraciones de apoyo a los Centros de Estudiantes en sus reivindicaciones gremiales; sin embargo, al momento de movilizarse lo hace por cuestiones de efemérides o de solidaridad internacional y nacional. Éstas son correctas y siempre hemos acompañado, ¡pero no pueden ser las únicas!
    Por eso creemos que la FEUU debe tener no sólo una plataforma común de reivindicaciones gremiales, sino además un plan de movilización para conquistarlas.
  • Promoveremos una política hacia la Universidad en materia de becas que contemple las necesidades de los estudiantes. Para ello es imprescindible impulsar la conformación de un Sistema Único de Becas de carácter cogobernado, en el cual se puedan expresar y poner en práctica las reivindicaciones estudiantiles que consisten principalmente en la reformulación de los criterios para brindar y renovar las becas de apoyo económico. Debemos asegurarnos que el actual rector cumpla su promesa de campaña en este sentido.
  • Persistiremos en la lucha de la FEUU por el 6% del PBI para ANEP-UDELAR, y la exclusión de otros rubros y organismos que nada tienen que ver con los criterios de la UNESCO ni con las reivindicaciones presupuestales del Movimiento Popular y los gremios de la enseñanza.
  • A la interna de la Federación, hemos llevado adelante nuestra política de Defensa de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación logrando apoyos con las diversas problemáticas que ha tenido la misma, al punto que en anteriores años el CEHCE logró presupuesto para duplicar asignaturas hacia el Turno Nocturno, a través de la delegación al Federal logrando asignaciones de los fondos de Diversificación de Horarios y Modalidades de cursos, que del Decanato no se buscaban.
    Mientras la Facultad no tenga un representante en el Consejo Directivo Central que la defienda y dispute presupuesto a la interna de la Universidad, nosotros seguiremos promoviendo la asignación de fondos que Humanidades necesita en todas las instancias que haya en la FEUU que involucren el presupuesto universitario.
  • En este sentido, consideramos prioritaria y crítica la situación de la Tecnicatura Universitaria en Museología, que solamente pudo cursar una generación de estudiantes, y actualmente los que pudieron aprobar los cursos obligatorios se encuentran en la etapa final de los cursos optativos y la tesis. Buscaremos el apoyo de la FEUU para la reapertura de la TUM en la Facultad de Humanidades, con el fin de que quienes se inscribieron y no pudieron terminar un curso obligatorio puedan continuarla, y que las nuevas generaciones puedan inscribirse.
  • La Federación debe dar una verdadera lucha por la libre y gratuita circulación del conocimiento para la educación, incluyendo patentes, fotocopias, y digitalización de los materiales de estudio para su distribución sin costo.
  • Reivindicamos el Monopolio Nacional en manos de la Universidad de la República que existió en nuestro país hasta que la dictadura fascista comenzó a socavarla con el decreto 343/984 del 22 de agosto de 1984. Consideramos que a la FEUU debe hacer punta en la defensa de la Educación Pública, frente al avance de la educación privada y confesional.
  • Apoyaremos la lucha de los Familiares de Detenidos Desaparecidos por Verdad y Justicia y mantendremos nuestro rechazo a las cláusulas de silencio en los contratos de las investigaciones de búsqueda de desaparecidos.
  • La Federación también debe abordar la problemática de las empresas que se encuentran vinculadas con la Universidad (Banco Santander, Colgate) y cómo éstas influyen en el funcionamiento y desarrollo académico de las Facultades. Proponemos que se cree una Comisión que estudie el tema para poder evaluar la situación y trabajar para mantener la Autonomía Universitaria, también frente a las multinacionales que con sus “apoyos” imponen condiciones en la enseñanza e investigación científica.
  • Promoveremos un funcionamiento de transparencia y respeto a las formalidades básicas a la interna de la FEUU, que permitan las garantías para todos los Centros y para los estudiantes, como establece el Estatuto de la Federación, que debe ser respetado íntegramente. Continuaremos bregando porque se revierta la situación actual, en la que uno de los servicios de la Universidad, Facultad de Derecho, tiene doble voto en el Consejo Federal.
  • Frente a la desigual distribución del presupuesto universitario donde las Facultades con carreras profesionalistas tienen un peso desmedido, continuaremos promoviendo el crecimiento de los recursos para el desarrollo de las Humanidades y las Artes.
  • La FEUU debe tener independencia económica, condición sine qua non para la independencia política, y terminar con el financiamiento que recibe de la Universidad de la República. La línea 8 de “Respado al Cogobierno” debe cerrarse y destinar esos fondos a la enseñanza.

En lo referente a los problemas internacionales los estudiantes universitarios también deberemos pronunciarnos -como siempre lo hemos hecho- con una posición claramente antifascista, latinoamericanista y anti-imperialista:
La Federación debe tener un posicionamiento claro y contundente frente al avance del fascismo, particularmente en Venezuela, Ucrania y Medio Oriente.
Contra el Bloqueo a Cuba y demás provocaciones yanquis contra los gobierno progresistas de América Latina.
Denuncia firme de las provocaciones oligárquicas al servicio del imperialismo yanky y la CIA, de los grandes medios de comunicación para obstaculizar las conquistas de los pueblos hermanos de Latinoamérica.
Contra la intervención militar en Haití exigimos el inmediato retorno del contingente militar de nuestro país al servicio del imperialismo.
Denuncia de la ocupación y genocidio en Palestina a manos del ejército sionista.
La lucha contra el latifundio es de todos los pueblos del tercer mundo, por eso respaldamos la coordinación nacional e internacional con todas las organizaciones que se opongan a los Monocultivos de Eucaliptos y la concentración de la tierra en manos de los monopolios imperialistas vinculados a la celulosa, la minería a cielo abierto y el modelo sojero.

Propuestas avaladas por los hechos:

Desde la FEUU

  • En la Convención de la FEUU la Agrupación de Estudiantes 21 de junio ha protagonizado la lucha contra la entrega de la Ley Orgánica en el Parlamento y su adaptación a la Ley General de Educación de 2008, primero, abriendo la brecha para que no se consumara esa entrega y luego derrotándola definitivamente con las garantías establecidas en el Nuevo Estatuto de la FEUU.
    Pero esto fue un largo proceso que sólo fue posible con militancia:
  • En 2009 – 2010 impedimos que la FEUU avalara la entrega de la Ley Orgánica oponiéndonos duramente a la Mesa Ejecutiva controlada por las corrientes que habían respaldado la candidatura de Rodrigo Arocena para el Rectorado.
  • Elaboramos junto a otros Centros y Asociaciones de Estudiantes la propuesta de nuevo Estatuto de la FEUU que fue aprobada por Plebiscito nacional y simultáneo en 2012, que permite a los estudiantes elegir directamente la dirección nacional de Federación; y denunciando las maniobras que han violado este Estatuto por parte de la corriente que perdió aquel plebiscito.
  • Nos opusimos al proyecto de creación INAEET, Instituto Nacional de Acreditación y Evaluación de la Educación Terciaria, organismo que viola la Autonomía Universitaria.
  • Con la declaración de apoyo a la Unidad Polifuncional de Problemas Universitarios que sacó el Consejo Federal a propuesta del CEHCE, evitamos la eliminación que proponía el Decanato y promovimos la publicación del repositorio documental de la FEUU.
  • Organizamos actividades por el No a la baja en coordinación con Bellas Artes y la Escuela Universitaria de Música.
  • Promovimos la unidad para asestar un golpe al plan Bolonia en Uruguay durante la elección rector.
  • Nos hemos opuesto a las leyes de división de la Universidad (UTEC y UNED) para recortar la Autonomía y el Cogobierno en esas nuevas “universidades” y advertimos que estos experimentos terminarán por debilitar y rebajar el nivel de la enseñanza Pública frente a la oferta del mercado de Universidades Privadas dispersando el acumulado de investigación científica vinculado a la enseñanza.
  • Denunciamos el encajonamiento de la reivindicación por el acceso libre a los materiales de estudio.

Desde el CEHCE.

En las comisiones gremiales que trabajan nuestros compañeros hemos realizado:

Desde la Comisión Organización

Este año, desde la Comisión de Organización hemos realizado reuniones para evaluar la problemática de la falta de turnos para cursar; y en particular, recayó sobre nuestra Agrupación casi en soledad la tarea de la convocatoria de la Asamblea General del CEHCE para tratar justamente medidas a tomar para exigir la duplicación de horarios.
Otra de las prioridades fue el trabajo hacia las Asambleas de Licenciatura, como fue el caso de la de Letras, logrando no sólo revitalizar los vínculos con compañeros que hacía tiempo no se acercaban al CEHCE sino también que las licenciaturas, que son las bases de nuestro Centro de Estudiantes, se reúnan y puedan discutir y trasladar su posición al Centro, desde temas cotidianos de las clases, las renovaciones docentes, hasta los planes de estudio o la defensa de compañeros cuando hay vicios en los tribunales de corrección de trabajos.
En años anteriores:

  • Organizamos el 1er Congreso del CEHCE.
  • Arreglo del Salón Gremial que estaba bastante deteriorado
  • Promovimos la recolección de firmas en la generación entrante en apoyo a la duplicación de cursos y Turno Nocturno.
    El 25 de abril de 2013, realizamos el corte un calle en la puerta de Facultad paralizando las actividades, durante el cual se leyó una proclama por el Turno Nocturno y en Defensa de la Opción Docencia y el Semestre Básico, con el acompañamiento de varias músicos y bandas de la Facultad.

Desde la Comisión Finanzas

Hemos seguido trabajando para el mejor funcionamiento del Servicio de Fotocopiadora del CEHCE, con arqueos diarios y semanales, y registro y documentación de todos los gastos de funcionamiento para su correcta fiscalización. De esta manera, continuamos con las transformaciones emprendidas desde 2012 cuando asumimos la Secretaría de Finanzas.
Realizamos los últimos llamados a becarios, con los que se ha consolidado un equipo de trabajo que se ha puesto al hombro el servicio de Fotocopiadora.
Desde la Comisión de Derechos Humanos

  • Convocatoria a la Marcha del Silencio, de los Mártires Estudiantiles y del 24 de agosto.
  • Ciclos de cine por el No a la Baja en coordinación con la Comisión de Cultura.
  • Actividades por el No a la Baja: Declaración del CEHCE por el No a la Baja, volanteadas en la Feria de Tristán Narvaja, organización de un Toque por el No a la Baja en conjunto con Bellas Artes y la Escuela Universitaria de Música en el Callejón de la Universidad.
  • Charla en contra de la Baja de la Edad de Imputabilidad, que contó con la presencia del escritor Ignacio Martínez, responsable de Derechos Humanos del PIT-CNT, quien presentó un libro sobre la temática.
  • Solidaridad con la Federación de Estudiantes Universitarios de Ecuador (FEUE), a cuyo ex presidente Marcelo Rivera se lo mantuvo preso acusado de terrorismo durante varios meses.
  • Muestra fotográfica por los mártires estudiantiles de la Facultad de Humanidades.

Desde la Comisión Cultura
Venimos trabajando en la Comisión Cultura desde hace años, reuniéndola regularmente y realizando diversas actividades, charlas y debates. El Cine de los Viernes, que comenzó en 2010 y se ha mantenido durante estos años, es sin duda una de las tareas por las que es reconocida esta Comisión del CEHCE, proyectando películas en ciclos temáticos, con una gran asistencia, no sólo estudiantes sino también de docentes y egresados de nuestra Facultad y de la Universidad, así como otros interesados.
En mayo de este año organizamos una charla debate de Exposiciones críticas sobre la “Segunda Reforma Universitaria”, con la Prof. Alma Bolón que contó con una amplia concurrencia.
Desde la Comisión, organizamos el grupo de viaje a las Jornadas Interescuelas, las jornadas académicas en historia más importantes de Argentina, realizadas en Mendoza, en octubre de 2013.
En los últimos años la Comisión Cultura participó activamente en la Bienvenida a la Generaciones nuevas, haciéndose cargo de responsabilidades tanto en las instancias de presentación del CEHCE y recorrido por la Facultad, como en las actividades culturales. Asimismo, estuvo en la organización del Toque por Turno Nocturno en la puerta de Facultad.
Ha realizado en los últimos tres años “el Café Literario”, un espacio activo que busca desde sus inicios, Noviembre 2012, contribuir en la formación académica – cultural e impulsar la difusión de la labor estudiantil.