En la Asamblea de Filosofía

Luego de varios años, urgidos por la necesidad de una instancia de diálogo y participación, los estudiantes de Filosofía volvieron a reunirse en asamblea. El pasado 24 de junio dio término al letargo que se imponía y que parecía extenderse indefinidamente; los estudiantes se juntaron y objetivaron sus experiencias, sus expectativas y frustraciones.

Se vio en primer lugar que la dificultad para cursar las materias del semestre par requería un tratamiento inmediato. Ante la acumulación innecesaria de asignaturas en el horario intermedio, la superposición de materias, el escaso número de cursos ofrecidos; y considerando además que el Instituto de Filosofía hacía ya tres años que se omitía al cumplimiento de la política institucional de duplicación de cursos, la asamblea resolvió redactar una carta dirigida al Instituto y al Consejo de Facultad, exigiendo alternativas y solicitando un informe de situación; pues si la circunstancia es tan precaria ¿Hacia dónde están yendo los recursos?

De esta manera se vuelve a construir el diálogo entre los estudiantes y el Instituto, y  se logró, por ejemplo, la duplicación de Historia y Filosofía de la Ciencia II en horario nocturno, asignatura de carácter obligatorio en el Plan de licenciatura 1991.

En los encuentros que siguieron, los estudiantes evalúan la participación en la Comisión de Carrera, y hacia adelante aguardan también las discusiones acerca de planes de estudio, los cursos y las formas de evaluación ¿Cómo mejorar las condiciones de estudio y transformar el recorrido por la licenciatura en una experiencia de aprendizaje y crecimiento integrales?

La Asamblea de Estudiantes se revela como un espacio para pensar nuestra circunstancia y nuestra época, para buscar en los intereses que yacen detrás de los hechos y que devienen en el deterioro y precarización de nuestra  Facultad.