Presupuesto en la ANEP

En boca de todos está que este año suma a uno más de los tantos en los que se lucha por un presupuesto digno para la educación.

Quizás el año pasado fue  el año más significativo en lo que respecta al presupuesto de y para la educación, pero el 2016 no se queda atrás; como ya es de público conocimiento por cada nuevo gobierno se debe hacer un plan de “presupuesto y rendición de cuentas”, el cual tiene un carácter quinquenal. En lo que vendría a ser el plan 2015-2019, hubo una excepción en lo referente a la educación, ya que el presupuesto asignado no sería a cinco años, sino a dos.

Dada esta circunstancia todos los centros de estudiantes y funcionarios (docentes y no docentes) de la educación, nos preparábamos para una nueva lucha que comenzaría el año entrante, en el cual se volvería a pedir un 6% del P.B.I para la educación; pero en medio de esta preparación, el Poder Legislativo anuncia que la promesa del presupuesto anunciado iba a ser recortada, afectando tanto así a la UdelaR, como a ANEP.

Entre idas y vueltas resultó ser un recorte solo para ANEP, lo que no quita que la lucha siga siendo de todos, dado que la misma es para toda la enseñanza pública, para que todos podamos acceder a una educación de calidad, para que sus funcionarios tengan salarios dignos.

Los 793 millones de pesos que esperaba ANEP se iban a utilizar para la creación de nuevos centros de educativos, ya que la matrícula estudiantil es mayor a los locales existentes, también se iban a generar nuevas instituciones de tiempo extendido en Secundaria y cabe mencionar que el recorte afectara la cobertura de la educación pública a partir de los tres años de edad, la cual es una línea de acción planteada, perjudicando de este modo las políticas educativas integrales.