¿Más becas para estudiar o becas por militar?

Hemos propuesto en el seno de la FEUU eliminar la línea 8 y transferir esos rubros a becas, nuestra moción se va a tratar en el próximo Federal de la FEUU y prometemos informar públicamente cómo se posiciona cada Centro de Estudiantes, Agrupación y miembro integrante del Federal, ya sea por la incidencia política activa que se tome o por la pasiva, que es también una forma de manifestar posición sobre el tema.

¿Que es la línea 8?        

Nos referimos al presupuesto que destina la Universidad de la República para financiar actividades que “promueven” la participación y el cogobierno universitario.

Los fondos universitarios están organizados en varios programas: enseñanza, investigación, bienestar, mejora edilicia, etc. La llamada línea 8, mucho menos conocida entre los universitarios y, de hecho, difícil de encontrar en la amplia documentación en línea de la Universidad, se diferencia profundamente de lo que queremos defender cuando luchamos año a año por el Presupuesto Universitario.

Esta línea fue promovida por el ex rector Rodrigo Arocena para poder “hacer favores” a los gremios que pertenecen a la interna de la UdelaR y cada gasto requiere la firma de rectorado.

En los papeles, está entre los cometidos de este rubro el apoyo a investigaciones relacionadas con el cogobierno desde los gremios/federaciones, a actividades de los centros de estudiantes vinculadas al cogobierno universitario, al mejoramiento de equipamiento técnico destinado al trabajo de cogobierno de los órdenes y funcionarios, y a actividades que impliquen la participación de los órdenes en encuentros nacionales e internacionales.

¿Por qué queremos eliminar la línea 8?

Casi todas las veces que la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU), va a pedir fondos de línea 8, lo hace para pagar los pasajes de delegaciones al exterior, organizar toques o campamentos.

Y conocemos la historia de la aplicación de esta línea a la interna de los gremios estudiantiles, y cómo durante el rectorado de Arocena se utilizó para organizar talleres a favor de la Segunda Reforma Universitaria que aquél promovía. Han quedado en la historia de la Federación famosos “militantes línea 8”, cuyo papel es realmente para el olvido.

Por esto, no es un tema de gestión. Es un problema POLÍTICO.

Para que exista la independencia política gremial debemos tener independencia financiera.

Para poner una analogía más clara, imagine que un sindicato utilice fondos de la patronal para financiar un viaje de una delegación al exterior u organizar un encuentro de trabajadores: esto sería claramente impresentable.

Nuestra Federación no puede tener este tipo de financiamiento impresentable ante las masas estudiantiles. Debe tener recursos gremiales propios, de acuerdo a las tradiciones sindicales de nuestro país.

No podemos sumergirnos en una lucha por el 6% del presupuesto para ANEP – UdelaR y al mismo tiempo utilizar fondos de la misma para fines políticos y gremiales. Debemos ser coherentes en nuestro discurso y en nuestro accionar.

Desde la Agrupación de Estudiantes 21 de junio hemos sido críticos y hemos exigido la eliminación de esta línea en lo que refiere a la FEUU, ya que los representantes gremiales en el cogobierno deben poder moverse con independencia real, deben poder financiar sus actividades (charlas, toques, debates) con recursos propios y no con parte del presupuesto de la Universidad.

En esta misma línea vemos la posibilidad y la necesidad de destinar estos fondos a becas universitarias. Los fondos de línea 8 son parte del presupuesto universitario y en este sentido fueron legítimamente adquiridos, es por esto que creemos que sí deben ser utilizados para cubrir necesidades materiales estudiantiles y no para  tapar agujeros gremiales.

Si la “línea 8” fuera un ómnibus, su destino actual es la sujeción política y la corrupción; sus pasajeros, paniaguados militantes universitarios que ocupan los asientos amarillos cerca del chofer.

¡Cambiemos el destino de estos rubros para que vayan quien los necesite!

Nuestro Gremio y Nuestra Agrupación están facultados moralmente para hacer esta propuesta, ya que nunca votamos ninguna financiación por línea 8 y hemos sido desde la primera hora adversarios de la misma, además de estar al día con la cuota gremial que a la  FEUU hay que abonar mensualmente.

A los compañeros honestos de otros Centros de Estudiantes y agrupaciones, que han heredado malas prácticas y que no han tenido nuestra suerte, les pedimos que se inspiren como nosotros en el Caballo, cuando hacía rectificaciones y autocrítica:

«Esto que traigo aquí no es un discurso. No es un discurso. No, señor. Estos datos constituyen un informe altamente secreto sobre la economía. Y esto que traigo aquí no es un discurso sino los secretos sobre la economía. De esas cosas que se escriben y se dicen en secreto para que el enemigo no lo sepa. No. Aquí las tenemos. No las decimos para que el enemigo no sepa. El enemigo realmente nos importa un bledo. Y si algunas de las cosas que decimos las explota el enemigo y nos produce profunda vergüenza, bienvenida sea la vergüenza. Bienvenida sea la pena. Si sabemos convertir la vergüenza en fuerza. Si sabemos convertir la vergüenza en espíritu de trabajo. Si sabemos convertir la vergüenza en dignidad. Si sabemos convertir la vergüenza en moral.»

Fidel Castro [1]

 

Agrupación de Estudiantes 21 de junio

Centro de Estudiantes de Humanidades y Ciencias de la Educación

CEHCE – ASCEEP – FEUU

 

[1]   Discurso pronunciado en la conmemoración del XVII Aniversario del Asalto al Cuartel Moncada, 26 de julio de 1970. Tomado de “Fidel y la autocrítica en temas económicos” https://www.youtube.com/watch?v=YRwVVo8to1g.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *