Programa hacia las Elecciones Gremiales de 2012

NUESTRO PROGRAMA
El martes 28, miércoles 29 y jueves 30 de agosto se realizarán las Elecciones Gremiales de nuestro Centro de Estudiantes.
¿Qué se vota? Los representantes en el Consejo Federal de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay, así como el plebiscito por modificación de estatuto de la FEUU.
¿Quién vota? En estas elecciones gremiales votan todos los estudiantes inscriptos en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. (Artículo 40 del Estatuto del CEHCE).
¿Cómo se vota? Se vota con documento para la comprobación de la identidad, sea éste  público o privado.
Anualmente, los Centros de Estudiantes que integran la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU) realizamos Elecciones Gremiales para elegir los delegados a la misma. Sin embargo, este año es una ocasión extraordinaria, porque se efectuará simultáneamente un Plebiscito Nacional para que todos los estudiantes universitarios definan cuál será el Estatuto de la FEUU. Este plebiscito comienza en Humanidades.
La Agrupación de Estudiantes 21 de junio ha mantenido un trabajo de unidad con los sectores más progresivos dentro de la Federación, criticando la “reforma universitaria” del rector Arocena y el intento de envío de la Ley Orgánica de la Universidad al Parlamento. Hoy en día, quienes en la FEUU promovían esta iniciativa de modificar la Ley Orgánica reconocen que si hubiera sucedido, con la actual política de “consenso nacional en educación” y Acuerdos Interpartidarios, habría salido del Parlamento una Ley con la Autonomía, el Cogobierno y la Gratuidad severamente recortadas.
Porque hemos defendido los Principios Universitarios en la FEUU, presentamos junto con otros Centros de Estudiantes una propuesta de Estatutos que integre las mejores tradiciones democráticas que ha defendido la Federación en nuestro país a los mecanismos de elección de sus autoridades.
Ser factor de Unidad Antimperialista en el movimiento estudiantil y en la FEUU no sólo implica la declaración de intenciones, requiere necesariamente de una actitud Abierta y Democrática avalada por los hechos que, en nuestro Centro de Estudiantes, sólo la 21 de junio ha demostrado. En 10 años de trabajo de unidad política, la 21 de junio ha incidido fuertemente en el avance ideológico que ha experimentado la FEUU, pasamos de una Federación que resolvía “no resolver” a una Federación que toma como base para su análisis de coyuntura la caracterización de época elaborada por nuestra Agrupación, basada en la teoría del imperialismo como fase superior del capitalismo.
En gran medida el avance democrático que ya significa poner a consideración de los estudiantes en un plebiscito nuestra propuesta de articulado para Estatuto de la FEUU tiene mucho que ver con los resultados de la referida política de Unidad para consolidar una línea política Democrática y Antimperialista en nuestra Federación.

PRINCIPIOS FUNDAMENTALES

Defensa de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación

En la actual coyuntura política de nuestro país el consenso “nacional” inter-partidario se basa en los aspectos ideológicos más regresivos y utilitarios del neoliberalismo, uno de ellos es el llamado “discurso productivista” sobre la educación: “Educación al Servicio de la Producción”.
Para esta concepción educativa: “Pensamiento Crítico”, “Vigilancia Epistemológica”, “Reflexión Filosófica”, “Conciencia Histórica”, “Análisis Crítico de las Instituciones y Corrientes Pedagógicas”, “Análisis de los fenómenos culturales”, “Análisis del discurso”, “Creación Literaria” y muchas otras funciones son “lujos intelectuales”, o en todo caso, temas de Post-Grados, en los que una “Universidad Productiva” no debería invertir como actualmente lo hace.
Preguntan con falsa ingenuidad: ¿Para qué sirven las Humanidades? Los señores necesitan sirvientes y los mecenas, intelectuales obsecuentes.
El proyecto neoliberal para las disciplinas que hoy integran la Facultad de Humanidades es de postgrados no gratuitos para los egresados de un sistema unificado de formación docente que no integra ni necesita a nuestra institución.
La evaluación que los partidarios de la “reforma universitaria” neoliberal realizan de la mayoría de nuestras licenciaturas es absolutamente negativa, ya que, basados en criterios meramente utilitarios y cuantitativos, miden su producción solamente en función de la relación ingreso-egreso de la licenciatura en su conjunto, despreciando absolutamente los objetivos sociales de divulgación cultural y científica con los que nuestra Facultad fue creada.
Según el cálculo realizado -de acuerdo con los parámetros cuantitativos de los análisis encomendados por los señores y realizados por sus obsecuentes sirvientes- la “inversión” presupuestal realizada en nuestra Facultad no está arrojando los resultados esperados; no hay suficientes obsecuentes.
En varias Licenciaturas la “Producción de Egresados” no guarda razonable relación con el número de alumnos y además quienes egresan no desempeñan “el rol social” que los señores requieren, tanto así que los tienen que importar.
Para estos señores la Facultad de  Humanidades, no sólo que no es “productiva”, sino que además implica la dilapidación de recursos en la generación de un clima cultural que no hace otra cosa que “poner palos en la rueda del progreso” y promover ideas perniciosas para los objetivos de su “Reforma Universitaria”: rebaja de los contenidos de los cursos de grado para cobrarlos en los postgrados; estructurar funcionalmente los cursos de grado a las necesidades de su modelo “productivo”; liquidar la autonomía universitaria para enmarcarla en el Sistema Nacional de Educación como política de Consenso Nacional Interpartidario.
Según concluyeron los obsecuentes funcionarios del Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo, Espacio Europeo de Educación Superior, etc., este tipo de instituciones -como la nuestra- son económicamente deficitarias y políticamente inconvenientes.
Lamentablemente en nuestra Universidad y en nuestra Facultad no faltan aspirantes a obsecuentes profesionales que se han trazado un claro objetivo: Liquidar la Facultad de Humanidades.

Por el libre acceso y la gratuidad de la enseñanz

a universitaria.

Somos contrarios a cualquier propuesta que promueva el examen de ingreso y el cobro de matrícula. Estas dos prácticas atacan particularmente el principio de gratuidad de la enseñanza, limitando el ingreso a la Universidad. El examen de ingreso pone de manifiesto las desigualdades en la formación de los estudiantes que realizaron sus estudios en los sistemas de educación público y privado.
Por su parte, el cobro de la matrícula en los cursos de grado atentaría contra la utilidad social de la enseñanza superior y profundizaría la elitización social de la misma. Si el discurso de quienes promueven el cobro de matrícula tuviera un mínimo de sinceridad, promoverían un sistema general impositivo que fuera a fondo en el objetivo de hacer justicia social; este objetivo no tiene absolutamente nada que ver con cobrarle por su origen social a quienes eligen estudiar en nuestra Universidad Estatal, sino con cobrarle impuestos progresivos al gran capital.
No sólo los exámenes de ingreso y el cobro de matrícula son limitacionistas, también lo es toda modificación de los planes de estudio que tienda a aumentar la brecha entre la exigencia académica al estudiante y la oferta material de la enseñanza, limitando y orientando así, el egreso en función de la demanda del mercado. Igualmente lo es todo intento de pauperización de los contenidos en los estudios a nivel de grado (licenciatura), desplazándolos a las ofertas de postgrados (maestrías y doctorados).
Esto ocasionará que, para obtener el nivel de conocimiento que hoy se obtiene en una formación de grado, se deberá pagar en los estudios de postgrados.

Autonomía Universitaria

Defendemos consecuentemente, además de la autonomía universitaria garantizada en su Ley Orgánica, los derechos que los Artículos 2 y 3 de dicha Ley le otorgan, para pronunciarse a favor del pueblo en todos los acontecimientos relevantes de la vida nacional. En este sentido, sostenemos firmemente que el movimiento estudiantil debe permanecer fiel a sus principios históricos, interesándose en los problemas nacionales y opinando sobre ellos para promover el posicionamiento universitario.
La 21 de junio se opone radicalmente el discurso derechista posmoderno que pretende separar la política de los problemas académicos. Este discurso de “asepsia” académica esconde, en la práctica, el rancio apoliticismo conservador de la derecha, es por ello que nuestro Centro de Estudiantes se dio un Estatuto que genera una comisión GREMIAL de co-gobierno, que rompa con esta pretendida desvinculación.
Nuestra Agrupación representa un gran esfuerzo en los ámbitos gremiales. Hemos impulsado un trabajo basado en los principios históricos de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (F.E.U.U.), manteniendo un vínculo coherente con dichos principios en nuestro trabajo cotidiano, y de esa manera entendemos que hemos actuado con la responsabilidad que exige la representación de los estudiantes. Hemos mantenido el compromiso con nuestras ideas basado en nuestra militancia, por ello estamos en condiciones de presentar el siguiente programa:

Propuestas para el Consejo Federal de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU)

La “reforma” universitaria impulsada por el ex rector Guarga y continuada y profundizada por el actual rector Arocena se basa en los preceptos fundamentales del proyecto educativo neoliberal y es continuidad de la reforma de Rama de 1996. En los lugares del mundo donde el proceso está más avanzado se pueden ver los resultados: cobro o incremento del costo de las matrículas universitarias, tanto de grado, post-grado o maestrías; descalificación de los títulos, acreditación de las carreras, prácticas profesionales obligatorias en empresas privadas como forma de llegar a la cantidad de créditos, desfinanciación de la Universidad Pública. Se introduce además la evaluación de las carreras a través de organismos externos a la Universidad (en nuestro país la APACET), lo que es una violación a la Autonomía Universitaria.
Por otro lado, la Universidad tiene mucho para perder si envía la Ley Orgánica al Parlamento, cuyos principales dirigentes políticos se declararon públicamente a favor del cobro de matrícula y de limitar (en algunos casos eliminar) la Autonomía y el Cogobierno, e impulsan la evaluación y acreditación externa. Una vez que la Ley Orgánica entre al Parlamento, podrán modificarla a su antojo. Recordemos que, a fines del 2008 el Parlamento con casi la misma composición aprobó la Ley de Educación, que no solo niega la autonomía y el cogobierno para la Educación Pública, sino que profundiza la injerencia del Ministerio de Educación y Cultura. Esta ley fue votada de espaldas y contra los principales gremios y sindicatos de la educación.
Se encuentra en manos del Poder Legislativo un proyecto para la creación de la APACET, una agencia de acreditación y evaluación externa que se encargará de entregar certificados de calidad de las carreras universitarias públicas y privadas, en base a parámetros internacionales que son los de “eficiencia”. Ésta agencia estará integrada mayoritariamente por representantes del gobierno e incluirá a representantes de las universidades privadas. Ésta “reforma” se propone adecuar a la Universidad al sistema nacional de Educación Pública regido por la Ley de Educación antidemocrática, que creó el Instituto Nacional de Evaluación en la órbita del MEC, y la UdelaR, hasta el momento, había quedado por fuera de la evaluación y acreditación del mercado. Éstas agencias son un denominador común de las reformas que desarticularon y privatizaron las universidades en Latinoamérica y en varios países (en Argentina, la CONEAU) son responsables de la desaparición de varias carreras y cierre de universidades (probablemente los criterios de esta agencia tampoco sean muy favorables a la existencia de la Facultad de Humanidades).
Además ya se aprobó un proyecto que propone instalar en dos años un sistema de créditos en toda la Universidad. El trabajo social o productivo sumará créditos, ya que estos se otorgarán por trabajar como mano de obra gratuita para las empresas. Además se ha aprobado la creación de los Ciclos Iniciales (por ahora optativos ) Optativos, una especie de ciclo básico común ampliado, proyecto que no es nuevo y que puede verse aplicado en muchos países de Latinoamérica donde los resultados son un fuerte descenso de los estudiantes que llegan a las carreras de grado porque estos ciclos básicos previos actúan como filtro, y una descalificación de la carrera de grado, acortando su duración y pasando gran parte de los contenidos a los post grados (que en nuestro país son pagos).
También está sobre la mesa la creación de nuevas universidades. Hay proyectos presentados por blancos y colorados que tienen respaldo en el consenso “nacional”. El propio Presidente de la República  dijo que hay que crear nuevas universidades y que “incluso una universidad privada es un foco de luz”. Su esposa se declaró a favor de que “haya varias universidades en competencia”.
En el marco del ahogo presupuestal, la coexistencia de varias universidades sitúa a la UdelaR “en competencia” por los fondos del Estado y por el respaldo de las empresas, que exigirán modificar los programas de estudio, los contenidos, la investigación y la extensión en función de sus intereses, proceso que podemos ver en países vecinos (de forma paradigmática en

Chile).

En esta situación de ataque a las conquistas históricas del movimiento popular y de nuestra Universidad, es necesario resistir este embate en la FEUU para que la misma no legitime esta “reforma” neoliberal como una “conquista” de los estudiantes.

Hacia el Plebiscito de la FEUU

La necesidad realizarle modificaciones al plebiscito de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay viene siendo planteada por la 21 de junio en la Convención de la FEUU desde hace varios años. En base al trabajo Democrático de unidad política que realiza nuestra Agrupación en conjunto con los sectores más progresivos a la interna de la Federación, es que hemos construido un marco de alianzas durante la última Convención que logró una serie de avances sustanciales con respecto al posicionamiento de la FEUU en algunas cuestiones, como una postura muy crítica hacia el Promejora, una resolución contraria al envío de Ley Orgánica al parlamento en las actuales condiciones políticas, y también, hacia la interna de la Federación, la activación del mecanismo de modificación de los Estatutos. Esto tuvo una instancia de debate que se desarrolló en el Encuentro Nacional de Estudiantes, realizado los días 22, 23 y 24 de junio de 2012 en Maldonado, de la cual salieron dos propuestas de estatuto que se decidirán por Plebiscito Nacional simultáneamente con estas Elecciones Gremiales.
Debemos, primero que nada, reconocer que el presente Estatuto de la FEUU, aprobado por plebiscito en 1995, jugó un papel importante en la Federación porque garantizó las elecciones anuales del Consejo Federal. Sin embargo, aún tiene una serie de limitaciones que debemos resolver, profundizando el sentido democrático de la propuesta de 1995.
Nuestra propuesta de Estatuto garantiza el derecho de que el estudiante universitario elija directamente las autoridades de la FEUU (Mesa Ejecutiva), votándolas en las Elecciones Gremiales Nacionales. Actualmente esto se hace de forma indirecta, a través de la Convención, lo que desvirtúa el papel de la misma, ya que la discusión del programa que rige a la Federación en un determinado período termina siendo cercenado por la elección de los cargos.
Asimismo, la FEUU debe darse mecanismos que garanticen que temas esenciales para la Universidad, como el envío de la Ley Orgánica al Parlamento, o la elección de Rector, no se definan con escasas mayorías circunstanciales, como se quiso hacer recientemente; sino que haya disposiciones que requieran amplias mayorías y obliguen a los Centros de Estudiantes de la FEUU a movilizar a los estudiantes por sus derechos.
También, debemos adaptar la estructura de la Federación a la realidad gremial que existe fuera de Montevideo: una FEUU de carácter nacional, integrando al interior del país, con voz y voto en el Consejo Federal, la Convención y la elección de la Mesa Ejecutiva.
Nuestra propuesta intenta rescatar las mejores tradiciones democráticas, que la Federación hizo suyas y defendió en los momentos más duros. Nuestra propuesta está centrada en un proyecto gremial de unidad en la diversidad de opiniones. En su elaboración, la preocupación principal fue garantizar la libertad de tendencias, los derechos de las minorías y el voto directo de los estudiantes.
Es por estas razones que en conjunto con otros Centros de Estudiantes, como la Asociación de Estudiantes de Medicina y el Centro de Estudiantes de Ingeniería, llamamos a los estudiantes universitarios a votar la Propuesta Nº 1 (Papeleta Celeste) en este Plebiscito.

Propuestas avaladas por los hechos

El año pasado nos diste tu respaldo para la conducción del Centro de Estudiantes, y hemos cumplido. Ahora te rendimos cuentas.
Comisión Organización
Varios compañeros arrancaron el año en febrero arreglando el Salón Gremial, que se encontraba en un estado bastante deteriorado. Con algunos recursos gremiales, aportes solidarios y sobretodo la mano de obra militante, hoy en día tenemos un salón prolijo en el que se pueden realizar reuniones, talleres o charlas, como se han realizado a lo largo del año.
Desde la Comisión de Organización, la tarea más importante que se ha desarrollado fue el 1er. Congreso del Centro de Estudiantes de Humanidades y Ciencias de la Educación. El CEHCE tenía previsto desde el año 2006, cuando se aprobó por plebiscito su estatuto, la realización de un Congreso, pero hasta que la 21 de junio no asumió la conducción del Centro de Estudiantes, nuestro gremio no tenía la capacidad organizativa para realizarlo.
Consideramos que este 1er. Congreso ha sido un mojón en la historia del CEHCE de los últimos años, y esto se vio reflejado en el crecimiento de nuestro gremio. Aun cuando algunas corrientes jugaron a vaciarlo, y a pesar de que en la instancia de plenario no se alcanzara el quórum de 80 integrantes, por falta de muy pocas personas, esta instancia que se hizo por primera vez en nuestro Centro de Estudiantes, posibilitó que muchos compañeros estudiaran y discutieran durante los talleres las problemáticas de la Educación en el Uruguay, la el rol de las Humanidades en nuestra Universidad, el carácter de la “Reforma Universitaria” que quiere imponer este Rectorado, los planes de estudio de las licenciaturas, el turno nocturno, la organización interna del CEHCE, entre otros temas, con una profundidad que sería imposible de lograr en una asamblea corriente, y que, en efecto, no se había alcanzado antes. En resumen, tenemos luego del Congreso, un Centro de Estudiantes más fuerte, mejor organizado y con un posicionamiento claro en defender Nuestra Facultad.
Una de las prioridades fue el trabajo hacia las Asambleas de Licenciatura, logrando no sólo revitalizar los vínculos con compañeros que hacía tiempo no se acercaban al CEHCE sino también que las licenciaturas, que son las bases de nuestro Centro de Estudiantes, se reúnan y puedan discutir y trasladar su posición al Centro, desde temas cotidianos de las clases, las renovaciones docentes, hasta los planes de estudio o la defensa de compañeros cuando hay vicios en los tribunales de corrección de trabajos.
Comenzado el primer semestre, la Comisión Organización también se puso al hombro la recolección de firmas en el Semestre Básico de la generación 2012 para duplicar cursos. Esto es continuidad del trabajo que comenzamos en 2008 con la recolección de las 1800 firmas que puso en el centro de la política gremial del CEHCE la lucha por el turno nocturno. A diferencia de lo ocurrido durante 2011, este año el Decanato no ha respondido a la reivindicación más sentida por los estudiantes, y la cantidad de cursos con doble horarios es extremadamente reducida. Por eso entendemos necesario seguir movilizados en defensa de derechos estudiantiles básicos, como es la posibilidad de cursar.
Hemos tenido una política de defensa del Centro de Estudiantes y de su estatuto, no por ser perfecto, sino porque fue plebiscitado democráticamente en 2006, teniendo la legitimidad del voto estudiantil. Nos opusimos a la instalación de una dinámica de asambleas sin el quórum establecido por el estatuto porque creemos que no puede haber pseudo-asambleas que decidan por todos los estudiantes cuando en realidad sólo se reúnen los militantes de las agrupaciones y poco más. El quórum de 80 compañeros garantiza la representatividad gremial de la máxima instancia del CEHCE.
Esta

política de defensa de la organización democrática del CEHCE es la continuidad del trabajo comenzado en 2006 con la recolección de firmas para el plebiscito que estableció el actual Estatuto del Centro de Estudiantes.

Comisión Finanzas
El Centro de Estudiantes no tenía una política definida para la generación de recursos propios, lo que significaba que para cualquier actividad, se tuviera que echar mano a la “caja de fotocopiadora”, generando así una situación deficitaria muchas veces insoportable, que llevó en algunos casos a que proveedores iniciaran acciones compulsivas de cobro comprometiendo al CECHE y a la propia Facultad. En ese sentido vimos necesario el desarrollo de una política de finanzas que permitiera al Centro de Estudiantes tener capacidad de sustentar sus actividades estrictamente gremiales, sin afectar los ingresos propios del Servicio de Fotocopiadora.
Esto ha permitido tener recursos para que el CEHCE pueda: reformar el Salón de Fotocopiadora, organizar la Bienvenida a la Generación 2012, financiar el 1er. Congreso de Estudiantes de Humanidades (lo recaudado con las inscripciones alcanzó al 15% del total del presupuesto, el resto fue cubierto por fondos provistos por la Comisión de Finanzas y las donaciones recibidas), comprar materiales de propaganda del CEHCE (pintura, pinceles, etc.), tener cuponeras para las Comisiones del Gremio, así como solventar la participación de Graffolitas en el Toque por Turno Nocturno.
Este trabajo de la Comisión Finanzas se ha desarrollado, como proponíamos en el Programa de las Elecciones Gremiales del año pasado, con el principio de Transparencia Administrativa. Es por esto que se realizan periódicamente informes financieros del servicio de Fotocopiadora a la Mesa Coordinadora y a la Comisión Fiscal del CEHCE, se publican diariamente las planillas de ingresos en la cartelera de Fotocopiadora, la Comisión se reúne regularmente y se ha publicado un boletín de información de las finanzas para el conocimiento de todos los estudiantes.
Por último, hemos trabajado en conjunto con la delegación estudiantil al Consejo de Facultad para dar cumplimiento a la resolución de la Asamblea General del 28 de marzo de 2007 para tramitar la personería jurídica del Centro de Estudiantes. Promovimos una resolución del Consejo que estableció el respaldo institucional de la Facultad con asesoramiento profesional para estos trámites.
Comisión de Derechos Humanos
La Comisión de Derechos Humanos del CEHCE organizó a comienzo de año en conjunto con la Comisión de Asuntos Gremiales una charla en contra de la Baja de la Edad de Imputabilidad, que contó con la presencia del escritor Ignacio Martínez, responsable de Derechos Humanos del PIT-CNT, quien presentó un libro sobre la temática.
Desde principio de este semestre se están regularizando las reuniones de la Comisión. En estos días se está realizando la convocatoria en Facultad a la Marcha del Filtro del 24 de agosto de este año, en reclamo de Justicia por la represión y el asesinato de Morroni y Facal, y en Solidaridad con el Pueblo Vasco. Asimismo, se trabaja con Cinemateca para realizar un ciclo de cine sobre Derechos Humanos para el mes de octubre.
Proyectamos ampliar el trabajo de DD.HH., solidarizándonos con los pueblos agredidos por el imperialismo, el pueblo paraguayo, los estudiantes chilenos, así como el movimiento estudiantil ecuatoriano y la Federación de Estudiantes Universitarios de Ecuador (FEUE), a cuyo ex presidente Marcelo Rivera se lo mantiene aún preso acusado de terrorismo. También debemos apoyar a los compañeros estudiantes colombianos, que son duramente reprimidos.
Comisión Cultura
Venimos trabajando en la Comisión Cultura desde hace años, reuniéndola regularmente y realizando diversas actividades, charlas y debates. El Cine de los Viernes, que comenzó en 2010 y se ha mantenido durante estos años, es sin duda una de las tareas por las que es reconocida  esta Comisión del CEHCE, proyectando películas en ciclos temáticos, con una asistencia promedio de entre 40 y 80 personas, no sólo estudiantes sino también de docentes y egresados de nuestra Facultad y de la Universidad, así como otros interesados.
Asimismo, pasamos el film en el día de su estreno “La educación prohibida”, para abrir el debate sobre la educación, en una facultad como la nuestra donde el tema tiene particular interés.
Este año, además, la Comisión Cultura participó activamente en la Bienvenida a la Generación 2012, haciéndose cargo de responsabilidades tanto en las instancias de presentación del CEHCE y recorrido por la Facultad, como en las actividades culturales. Asimismo, estuvo en la organización en conjunto con la Comisión de Propaganda del Toque por Turno Nocturno en la puerta de Facultad.
En el Cogobierno
Garantía para el avance de las reivindicaciones estudiantiles fue la constancia de los consejeros estudiantiles de la “21 de junio” en el Consejo de Facultad, acudiendo a todas las sesiones del mismo. En este ámbito de cogobierno, donde nuestra agrupación tiene la  mayoría de los representantes estudiantiles, también hemos avanzado en la elaboración de una evaluación estudiantil del desempeño docente que realmente promueva la calidad de la enseñanza y no se convierta en una mera formalidad autocomplaciente. La reformulación de esta evaluación contiene garantías esenciales para los estudiantes y las opiniones que allí se vierten. Hemos conseguido que se aplique finalmente el Reglamento de Evaluación Estudiantil del Desempeño Docente, que establece claramente que dichos resultados deberán ser adjuntados a los expedientes de renovación de los docentes, disposición a la cual el decanato y la mayoría del Consejo de la Facultad era reacia a aceptar.
Fuimos la única agrupación que denunció firmemente la corrupción de la mayoría política del Consejo de Facultad de avalar la financiación de un campamento contra el Centro de Estudiantes de Humanidades, organizado por el amarillismo, que recibía de la Universidad $55000. Este campamento fue un fiasco al que asistieron 15 personas. ¿Habrán comido caviar?
La 21 de junio es protagonista en la lucha del Centro de Estudiantes en contra de la persecución política hacia los docentes que en algún momento mantuvieron actividades gremiales opositoras a la agrupación “Participación, Igualdad y Cambio”, que luego de expulsar a los representantes de la oposición docente en el Consejo de Facultad, quedaron como “lista única”, no por un amplio consenso de su Orden, sino cooptando a otros profesores que no eran de su agrupación.
Estos son algunos ejemplos que demuestran el compromiso de nuestra Agrupación en los ámbitos de cogobierno como parte de un trabajo gremial, asumiendo la responsabilidad de ser la conducción del Centro de Estudiantes de Humanidades y Ciencias de la Educación desde las últimas Elecciones Gremiales, desarrollando propuestas de cara a las reivindicaciones estudiantiles.
La persistencia en la política de defensa de la facultad frente al desastroso decanato de José Seoane y su continuidad con Álvaro Rico nos ha permitido arrancar conquistas, como la Evaluación Estudiantil del desempeño docente y la duplicación de horarios en algunos cursos. Pero sabemos que esto es insuficiente, por es

o hemos respaldado a los sectores más progresivos del Orden Docente que detuvieron –aunque más no sea momentáneamente- la desastrosa política de “reestructura académica” de este decanato, que no es otra cosa que repartir la miseria, promoviendo el canibalismo a la interna de Facultad con un presupuesto que continúa igual al de gobiernos blancos y colorados.

Por eso tu respaldo a esta política de defensa de facultad, que sólo promueve la 21 de junio es esencial para profundizar la unidad con los sectores más conscientes del Orden Docente y de Egresados, formando un nuevo gobierno que ponga representantes de nuestra Facultad a los que no les dé vergüenza (sic) reclamar más presupuesto para la Facultad en los organismos centrales de la Universidad de la República. Necesitamos una conducción de Facultad que impida la disolución académica de nuestras disciplinas, como ocurrió con le Plan de Estudios promovido por José Seoane en Filosofía, pero además todos los órdenes de la Facultad debemos tener claro que un próximo decanato de continuidad con la política del actual será continuar sin cubrir las vacantes docentes (fundamentalmente en los cargos de dirección de departamentos) y reditar con bríos renovados la “política de reestructura” anti-Facultad de Humanidades que momentáneamente hemos logrado detener.
Como quedó demostrado en el Congreso del Centro de Estudiantes, los grupos troskistas se unieron a los sectores más atrasados para defender al actual decanato, atacando a nuestra Facultad desde una verborragia “ultraizquierdista” que esconde una posición de derecha, afirmaron que nuestra Facultad reproduce la ideología dominante, negando los enormes aportes al pensamiento crítico y progresivo que la misma ha realizado y realiza. Esta supuesta reproducción de la ideología dominante es lo que negaría la posibilidad de la disolución de nuestra Facultad. Estos sectores lo que hacen es negar la historia de nuestra institución, que desde su nacimiento ha sido una trinchera de contrahegemonía, de pensamiento progresivo y en los momentos más difíciles de nuestro país, sufrió el embate represivo del fascismo, el cual dejó una triste cifra de compañeros asesinados y desaparecidos, desgraciadamente mayor a la de cualquier otra facultad.