Trabajadores y pueblo luchando para resistir el saqueo

Este 1º de mayo de 2020, la clase obrera organizada homenajea a los Mártires de Chicago en una jornada con circunstancias especiales en todo el mundo.

Porque hoy, más que nunca, es necesario luchar por los y las más postergadas, por el progreso de la humanidad y el acceso básico a derechos fundamentales como la salud pública, la vivienda y la educación; debemos enfrentar con originalidad y convicción la pandemia para encontrar mecanismos de movilización que permitan desplegar y cuidar lo más rico que tienen nuestra clase obrera y nuestro pueblo: su enorme potencial de lucha, su unidad histórica y su accionar solidario.

Las enormes reservas de solidaridad se han activado en nuestro país cuando cientos de miles quedaron sin ingresos por la pandemia y el gobierno no ofreció planes serios de apoyo económico: centenas de ollas populares surgieron en pocos días para evitar el hambre que acechaba cuando los ingresos se cortaban o las familias dependían de los míseros subsidios por desempleo.

Esta solidaridad no sólo es muestra de las fuertes bases morales de nuestro pueblo. También es un acto político en el que miles de compañeras y compañeros gritan fuerte y alto que este pueblo no se rinde frente al ajuste y saqueo con el que el imperialismo y la oligarquía quieren arremeter. Este es el verdadero homenaje. 

Debemos ser claros: las privatizaciones de las empresas e infraestructura públicas, los recortes de inversiones simultáneamente con la puesta en competencia con monopolios imperialistas privados, las subas de impuestos y tarifas, la jerarquización de la educación privada, la apertura comercial que destruye la industria y los préstamos del FMI que ya auguran, no son otra cosa que SAQUEO organizado.

Para lograrlo, necesitan debilitar a nuestros sindicatos y nuestro derecho a huelga, pauperizar económicamente a vastos sectores del pueblo y poner a las fuerzas represivas del Estado, que nunca fueron depuradas, de punta de lanza contra las movilizaciones, contra los pobres y contra los jóvenes. Necesitan tener de su lado a los criminales fascistas que siguen impunes, a quienes les hacen guiños a diario. Necesitan aplicar la censura previa a los trabajadores de los medios de prensa públicos, y devolver los favores recibidos de los grandes grupos privados de comunicación. Hasta necesitan aprobar leyes sin que el Poder Legislativo las dé por aprobadas.

Y necesitan todo eso porque no confían entre ellos mismos y porque le tienen miedo a nuestro pueblo. Le tienen miedo a nuestras históricas movilizaciones pero también al fortalecedor despliegue solidario que las organizaciones del Movimiento Popular están llevando a cabo para que ninguna trabajadora, estudiante o vecina quede atrás en esta crisis.

La única salida para que esta crisis no la pague el pueblo será resistiendo el saqueo. Honraremos la unidad obrero-estudiantil en la lucha y la resistencia: porque sólo la lucha define.

Agrupación de Estudiantes 21 de junio

Centro de Estudiantes de Humanidades y Ciencias de la Educación

ASCEEP – FEUU